Primera quimioterapia: déjate llevar

2
  Cuando me comentaron que tenía cáncer de mama, la verdad es que tuve unos días que no sé cómo pasaron. De hecho, mirando atrás, tengo un vago recuerdo de los acontecimientos. Iba y venía al hospital, a las diferentes  consultas dejándome llevar por las indicaciones de mis compañeros de profesión. Aturdida y bloqueada, como si el tiempo se hubiera parado y la vida me hubiera abofeteado con la realidad. Ahora que he terminado, veo esos días lejanos. La gran capacidad de la mente para olvidar los malos momentos es grandiosa. El día que me senté enfrente del ginecólogo y empezó a hablar, la verdad es que me enteré de todo pero mi mente hizo una selección escueta de la información. Entendí, quimio, cirugía y radioterapia en este orden. Entonces dije: cuándo? y ya está. Tenía que empezar cuanto antes y se acabó. Fuí durante unos días una autómata, me llevaban, me traían. Me corté el pelo, leí libros y busqué información de lo que me estaba pasando. El día que inicié el tratamiento, llegué y me senté, me cogieron la vía y miré expectante a cómo los hechos se desarrollaban. Fueron bastantes horas porque la primera sesión es mas larga para ver como te sientan los fármacos, sentí sueño por la medicación. Y tras unas horas, ya has terminado...Sentir algo especial? yo no, sólo cansancio y abotargamiento. Sé que no sentí porque no podía sentir, seguía bloqueada, ni miedo, ni rabia, ni pena, nada de nada... Pues este es el recuerdo, vagamente va desapareciendo. Y con esto quiero decir, que es normal encontraros perdidos, encontraros como encima de un barco que se tambalea y del que intentáis no caeros. Pero que se supera y os haréis con el control al cabo de los días. Cuando vuestra mente le de tiempo a asimilar toda la información y la nueva situación. Dejaos llevar, dejaos ayudar, que tiren de vosotros mientras dure esta época. Y ya veréis, como por arte de magia llegas a reírte en las sesiones, tienes ganas de ver a las demás pacientes en las sesiones para hablar un rato con alguien nuevo y vas tachando días de la lista. Porque todo empieza pero todo termina, el veneno de la vida tiene su cometido y hay que darle las gracias por existir. No hay que tenerle miedo, sí respeto, pero nada más. A vosotros que empezáis, dejaos llevar por vuestros familiares, amigos y personal sanitario. No pasa nada porque tomen las riendas. Saben lo que hacer y cuando estéis preparados, vuestra mente volverá a recuperar el control para luchar con fuerzas y todas las ganas que tenemos por vivir. Déjate llevar, van a cuidar de tí... Un beso con corazón♥!
Share.

2 comentarios

  1. cancerconcorazon
    cancerconcorazon on

    Pues sí, parece que esta sensación la compartimos muchos de nosotros. Al principio somos débiles por el shock, pero tras el golpe inicial resurgimos y hacemos frente a las adversidades, a los efectos secundarios, a la incertidumbre. Nos hacemos mas fuertes cada día, pero no frente al cáncer sino frente a todo lo que se nos presente en la vida…Un besado para tí también preciosa!

  2. Ahinoa, que identificada me he sentido con éste post…yo la palabra “cáncer” medio la llevé, pero “quimio” fué la que me mató, que curioso. La primera quimio fué lo que tú dices, estás en otro planeta. Luego ya se va volviendo una “rutina” con fecha de caducidad, pero una rutina más en todo éste largo proceso. Quedémosnos con lo fuerte que ésto nos ha hecho, hemos conseguido enfrentarnos a todos nuestros miedos, y aquí estamos, vivitas y coleando. Un besazo reina

Leave A Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR